Sebastián Miranda: “Siempre llevo mi virgencita en el casco”

337
image_pdfimage_print

El campeón nacional de mountain bike (25 años) revela su lado religioso, pero también su ídolo terrenal.

¿Qué hace en sus ratos libres en Cochabamba?

Acá la salvación para todo el mundo es el WIFI y el teléfono. Estamos con más tiempo de lo normal. Yo en Santiago no soy deportista 100%, también trabajo. Y aquí somos deportistas 100%.

¿En qué trabaja?

Vendedor en una tienda de bicicletas.

¿Es más difícil vender una bici o ganar una prueba sobre ella?

Llevar una vida normal siempre es más fácil que estar lidiando con el alto rendimiento.

¿Pudieron ver la exhibición de Froome el viernes en el Giro?

Sí. Íbamos a salir temprano a entrenar, pero vimos que Froome se escapó a 80 kilómetros y nos quedamos. Terminamos saliendo como a las 11, pero había que verlo. Fue algo histórico.

¿Está limpio?

No sé si está limpio o no, pero mientras esté compitiendo hay que respetarlo como a cualquier otro.

¿Cansado de que vinculen ciclismo y dopaje?

Sí. Enseguida vinculan al ciclista con el dopaje. Yo jamás lo defendería, pero de repente se toma más en cuenta el doping que todo el sacrificio que se hace.

¿Hay que tener cuidado con el mate de coca?

Sí, acá leemos todo porque todo tiene coca. Es lo primero que miramos.

El mejor deportista del Team Chile

Tomás González. Es el que ha llegado más alto de los que estamos acá.

¿Qué hace siempre antes de empezar a competir?

Me persigno y me encomiendo antes de cualquier carrera. Si no, no compito.

¿Creyente?

Sí, de todas formas. Siempre llevo mi virgencita puesta en el casco.

¿Un ídolo?

Julien Absalon, doble campeón olímpico de Mountain Bike. Él es el ejemplo.

www.latercera.com