El corredor sureño de 19 años, campeón panamericano junior en 2015 y que asistió con la selección de pista a la última Copa del Mundo en Colombia, se defiende y asegura que “ni siquiera he recibido la notificación”. Es el duodécimo caso en los últimos doce meses.

Luego de realizar un control rutinario fuera de competencia, el 18 de enero pasado, la Comisión Nacional de Control de Dopaje (CNCD) ya envió una notificación oficial al ciclista Nicolás González Gutiérrez, de 19 años, oriundo de La Unión, en la Región de Los Lagos, luego de que el deportista arrojara un examen analítico adverso, por la presencia de la sustancia eritropoyetina (EPO).

La muestra del promisorio corredor que fue campeón panamericano junior en 2015 fue enviada al laboratorio nacional francés de Chatenay-Malabry, recinto validado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), por lo que ahora el pedalero tiene hasta el próximo jueves 2 de marzo para pedir que se abra la muestra B, previo pago de cerca de 800 dólares.

“Lo primero es enviar la notificación al deportista y él tiene un plazo determinado para defenderse ante una audiencia de apelación, en la que puede hacer los descargos y exponer los motivos por los que se encontró esta sustancia en su organismo. También puede aceptar que se analice la muestra B, pero hasta ese momento, aún no puede ser declarado culpable”, aclara Iván Herrera, presidente de la CNCD.

Por ahora, el ciclista está suspendido de toda actividad oficial y desde el sur, el joven González se defendió diciendo escuetamente que “no sé nada, no me ha llegado ninguna notificación, por lo que no te puedo decir nada más”.

El pedalero venía con una carrera ascendente después de consagrarse campeón continental junior de pista, en las modalidades Omnium y Madison, junto a Pablo Gálvez, en el Panamericano de Aguascalientes, en México, en 2015. Estos logros y récords continentales lo llevaron a competir en el Mundial Junior de Kazajistán ese mismo año y recientemente, integró la selección nacional adulta que participó en la Copa del Mundo de Cali, Colombia, aunque fue suplente de la cuarteta de persecución por equipos.

En 2016, sí integró el equipo chileno que obtuvo el bronce panamericano adulto, en México, en el equipo junto a Antonio Cabrera, Edison Bravo y Diego Ferreyra, lo cual lo hizo merecedor de varios reconocimientos regionales.

En caso de ratificarse el dopaje, el joven ciclista, pupilo del hoy entrenador y ex corredor Arturo Corvalán, arriesga un castigo de cuatro años y perder automáticamente la beca Proddar.

La situación vuelve a remecer al ciclismo nacional, que ya suma doce casos de exámenes adversos en los últimos 12 meses y que tiene inquieta a la federación.

Leonardo Vera Leiva
Deportes
El Mercurio