Chile quiere volver a volar alto en el ciclismo. Es que, tras años en caída libre, los trasandinos parecen ver una luz de esperanza con el ambicioso proyecto Selección Regional de Chile, un equipo que promete lucir la ‘Estrella Solitaria’ en la mayor cantidad de países latinoamericanos posibles.

En diálogo con ‘Ciclismointernacional.com’, el mánager Héctor Flores (34) explicó cómo nació este propósito, hizo un balance de la primera experiencia, mencionó la conformación de la escuadra, la búsqueda de apoyos y los planes futuros. A continuación, un mano a mano imperdible.

-¿Cómo nació el proyecto?

La idea nació con el objetivo de formar parte del pelotón latinoamericano, con la necesidad de estar presentes en eventos de nivel, cosa que como país hemos perdido. Lamentablemente, los chicos sólo estaban participando en competencias Panamericanas y oficiales como Selección, pero ningún equipo estaba teniendo actividad fuera de nuestra frontera.

-¿Cómo está conformado el equipo?

La escuadra está integrada por un grupo amplio, de entre 10 y 12 corredores comprometidos con el proyecto. Es un grupo muy humano, muy compacto y de jóvenes talentos chilenos. Más que un equipo de ciclismo, es uno de buenas personas, respetuosas, responsables.

Tenemos buenos sprinters, los mejores escaladores del país y buenos contrarrelojistas a la vez. La plantilla se formó pensando en hacer buenas presentaciones, ya que tomamos de manera muy responsable todos los desafíos. Afrontaremos cada participación de la mejor forma para hacer buenos papeles y retribuir cada invitación a los diferentes eventos, dando espectáculo.

Estoy muy enfocado en este proyecto. Me motiva saber que tengo de mi lado a lo mejor del ciclismo chileno. Las puertas están abiertas para todos. Si bien es cierto que en un primer momento el equipo será netamente nacional, en un futuro no le cierro las puertas a jóvenes ciclistas de otros países.

-¿En qué eventos estarán presentes durante 2017? 

Nuestra primera parada fue en la pasada Vuelta al Táchira. Ahora tenemos una invitación para ir a la Vuelta a Venezuela, del 7 al 16 de julio. Luego vendría la Vuelta a Colombia (1 al 13 de agosto), en la que también estamos en gestiones previas; y finalizaríamos el año con la Vuelta a Costa Rica, en diciembre.

Son cuatro eventos internacionales del UCI América Tour, de primer nivel, muy importantes para nosotros. Con eso cerraríamos el 2017, para ya tener todo el equipo confirmado de cara a la temporada 2018.

-¿Qué balance haces de la Vuelta al Táchira? 

Quedé muy conforme. La idea era presentarnos, que nos conocieran. Fue nuestra primera carrera como equipo, y de forma internacional. El objetivo era concluirla y hacer un buen papel. Lo logramos, fuimos protagonistas.

En la cuarta etapa logramos un top 10 con Elías Tello, bastante bueno debido a la dureza de la carrera. Además, logramos un top 30 con nuestro líder, ‘Lobito’ Burmann, algo muy importante. Estoy conforme y muy contento con la participación que tuvimos allí, en una de las vueltas más duras de Sudamérica.

-¿Qué apoyos han tenido? 

Aún no nos abanderamos por ningún tipo de gobierno, aunque lo pensaremos seriamente. Algunas empresas privadas ligadas al ciclismo nos apoyaron, aunque era sólo para la Vuelta al Táchira. En los próximos días viajaré a Santiago, allí tengo planeadas algunas reuniones ya que estamos analizando la idea de conformar un equipo Continental.

-¿Qué necesitan para ser Continental?

Para obtener la licencia Continental, el primer paso es dar a conocer el proyecto, que las empresas se interesen en él. Para eso es necesario correr, competir y mostrarse. En Chile, las firmas privadas creen poco en el ciclismo, pero con lo que estamos haciendo, creo vamos en buen paso.

No descartamos llegar a ser el segundo equipo Continental del país, y el primero en competir oficialmente. Nosotros somos gente honrada, no tenemos ninguna relación con el fallido proyecto de equipo ciclista PinoRoad (NdR: fue una escuadra dirigida por el empresario Juan Pablo Pino que no alcanzó a debutar en 2014).

En 2018 esperamos tener novedades. Si bien es cierto que se trata de algo muy ambicioso, tenemos los pies sobre la tierra y no pensamos en Europa, por ahora. No es complejo, pero sí la miramos de lejos. Si todo sale bien, nos gustaría hacer algunas vueltas en España en 2019. Sería maravilloso. 

Franco Xavier Videla