Congelan inscripción de socios y piden subvención al Gobierno

A partir de la decisión que tomó la compañía de congelar la inscripción de nuevos usuarios de forma indefinida desde el 01 de diciembre debido a la alta demanda, nuevamente se visibilizó la urgencia de incluir al transporte público el sistema de bicicletas públicas, hecho que posibilitaría desde una subvención Estatal hasta el uso integrado de la tarjeta Bip en usuarios de Bikesantiago. 

Por Andrés Santelices

Fotos Víctor Rojas

Cuando en 2013 el sistema intercomunal de bicicletas públicas de la capital comenzó a operar en Vitacura, pocos imaginaron que al cabo de 3 años la red integraría a 14 comunas de la Región Metropolitana y tendría más de 37 mil inscritos. Sin embargo, desde un inicio, expertos advirtieron que en el corto plazo la iniciativa no lograría cubrir la demanda de los usuarios. El tiempo les dio la razón. Hoy Bikesantiago anunció que congeló el ingreso de nuevos socios al sistema y habilitó una lista de espera debido a que su capacidad operativa llegó al límite.  

Frente a esto, Revista Pedalea conversó con Alejandro Powell, CEO de Bcycle Latam, operador de Bikesantiago, para conocer la estrategia de la compañía para contrarrestar lo inminente y las oportunidades que surgen a partir de las dificultades que hoy se presentan.

 

foto-2-web

Alejandro Powell, CEO Bikesatiago

Para Alejandro Powell, el gran problema de falta de apoyo del Gobierno para cubrir la demanda se genera ya en lo conceptual, puesto que desde el aparato estatal la bicicleta pública -paradójicamente- no es considerada un medio de transporte. “Desde hace varios años que la bicicleta pasó de ser un medio recreacional a un vehículo más del transporte público. El Ministerio de Transportes dice que para ser parte del transporte público debe ser un vehículo motorizado, es decir, ni siquiera la definición del ministerio incluye a la bicicleta como parte de la intermodalidad del transporte. Se supone que ellos son los expertos en proyectar una ciudad en donde los medios de transportes sean intermodales. Se supone, porque el Transantiago es el tremendo ‘cagazo’. Por ello, Bikesantiago es una iniciativa privada que resuelve un problema público. Entonces bajo la lógica de una solución privada, tú tienes los recursos limitados”.

Respecto a la falta de bicicletas, Powell recalca que es un tema que se pudo haber evitado con una subvención. “Nosotros le advertimos a la autoridad hace un año y medio atrás que si ellos inyectaban recursos esto se podía evitar, y en realidad hubo un desinterés del Gobierno Regional Metropolitano, a quien le planteamos el proyecto. Nosotros teníamos una cantidad de bicicletas limitadas. Teníamos 2.000 bicicletas para repartir entre Santiago y Providencia y seguramente si esas 2.000 bicicletas hubiesen estado en esas dos comunas, el sistema hubiera funcionado relativamente sin problemas. El tema es que el Gobierno decidió participar y dijo ´mira no vamos a licitar las dos comunas juntas, sino que vamos a licitar el sistema en 11 comunas distintas´. Frente a esto, le advertimos al Intendente Claudio Orrego que seguimos teniendo 2.000 bicicletas, y no teníamos para instalar por ejemplo en la comuna de Maipú 50 o 100 estaciones de acuerdo a como lo determinó el informe técnico que se elaboró en esa oportunidad. Nosotros aceptamos en la medida que el Gobierno inyectaría los recursos necesarios para que Maipú creciera, porque abrir estaciones en esa comuna implicaba desvestir a Providencia y Santiago. Además, el compromiso del Estado fue que ellos se harían cargo de las comunas periféricas, sin embargo, después de cortar la cinta los políticos se corrieron”.

 

Respecto al proyecto que presentó Bikesantiago para subsanar los problemas de capacidad operativa, el Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, indicó que “hemos recibido una propuesta y se está estudiando, ya que hay varios aspectos que debemos considerar. El sistema de bicicletas públicas es un gran proyecto que ha resultado ser exitoso y rentable, y sin dudas que nos gustaría que se siguiera expandiendo por la ciudad, pero actuar con seriedad implica ver la viabilidad de la propuesta y luego ver cómo se desarrolla. No es algo automático”.

 

Viendo el vaso medio lleno, CEO de Bcycle Latam, indica que “lo bueno de eso es que se generó una unión geográfica porque de lo contrario, se habría generado la tentación de que cada comuna sacara su propio sistema y que cada sistema no fuera compatible, como es lo que ocurre hoy día en Las Condes”. 

foto-3-web

 

Soluciones de corto plazo

Para resolver de manera rápida la falta de bicicletas, hace un par de semanas se propuso al Seremi Metropolitano de Transportes, Matías Salazar, autorizar a camiones de reposición utilizar vías exclusivas en horas punta. Frente a esto, Salazar se mostró abierto a analizar la propuesta, mientras Powell explica que “uno de los grandes problemas es que Santiago se mueve principalmente de oriente a poniente, desde Vitacura y Providencia a Santiago, entonces, en cierto horario en Providencia y Vitacura quedan muy pocas bicicletas disponibles porque casi todas se han ido a Santiago. Nosotros contamos con camiones que tienen acoplados y que más o menos caben 50 bicicletas y tenemos que devolverlos hasta Costanera Center (Providencia) que es la estación que tiene más movimiento (203.810 viaje acumulados). Entonces, normalmente nos demoramos en el taco con 50 bicicletas, más o menos una hora pese a que la distancia no es muy larga. A una hora baja nos demoramos 5 minutos. Por ello, esperamos una señal política que nos otorgue un visto bueno o al menos un piloto para usar las vías exclusivas. Al nuevo subsecretario de Transportes, Carlos Melo, le ofrecimos un piloto para medir los tiempos de espera ocupando las vías exclusivas. Una vez realizada la evaluación técnica veremos realmente si contribuye o no a movilizar a más gente en bicicleta y así ayudamos a que la gente se baje de los buses. La relación con el subsecretario Melo ha sido tan provechosa que es probable que en un par de semanas anunciemos las pruebas y si de ser positivas, podríamos tener los mismos derechos que los buses del Transantiago que transportan a 50 personas, pues nosotros transportamos en un mismo vehículo a 50 bicicletas”.

 

En términos de inversión, la compañía baraja dos posibilidades, la primera es concretar una alianza público-privada con el Gore Metropolitano que permitiría ampliar la red y la segunda, más concreta, inyectar recursos provenientes de su principal sponsor, para reforzar el sistema. “Esa es una noticia que daremos a conocer de aquí a fin de año, eso implicaría que el problema se solucionaría más o menos a mediados del próximo año. Con esos recursos vamos a comprar más bicicletas y estaciones, lo cual permitiría duplicar el sistema que tenemos hoy día en tamaño para reforzar las 14 comunas que ya tenemos”.

 

Intermodalidad

Un tema pendiente es el uso integrado de la tarjeta bip en el sistema de bicicletas públicas. Consultado al respecto, Powell indicó que “Estamos en conversaciones con el Ministerio de Transportes para justamente lograr la integración de la bicicleta con la nueva Tarjeta Bip. Lo interesante es que la nueva licitación del Transantiago se reconoce a la bicicleta como parte del transporte público, como una forma intermodal de moverse, pues en la actual licitación no se considera a la bicicleta como parte del transporte público. Lo que hemos conversado con el Ministerio de Transportes en distintas mesas de trabajo es poder considerar a las bicicletas públicas como parte del transporte público y en eso ellos están bien abiertos y receptivos, y efectivamente la experiencia Bikesantiago demuestra que la gente ocupa la bicicleta como un medio intermodal de transporte”.

foto-4-web

 

Ahora bien, el ejecutivo enfatiza que en caso de un logro así implica una inversión aún mayor en el sistema. “Hay que ver cómo impacta en el transporte el uso de la bicicletas públicas dentro de la intermodalidad, porque hoy tenemos cerca de 37 mil usuarios, pero imagínense si el 1% de los usuarios del Transantiago, que en total son 2 millones, decidiera ocupar la bicicleta intermodalmente, tendríamos a 20 mil nuevos usuarios, eso sería duplicar la cantidad de personas que tiene acceso al sistema. Incluirlas también implica reforzar el crecimiento del sistema”. 

Por ello, concluye que el gran llamado a las autoridades es a subvencionar el sistema de bicicletas públicas. “En todo el mundo el transporte se subvenciona, entonces si bien los buses de Transantiago son parte del transporte público, son empresarios privados que reciben un subsidio, en el caso del Metro es una empresa estatal pero se comporta como privada. Entonces, pese a que la bicicleta es un transporte limpio y sustentable no es considerada como transporte público. Sin embargo, la experiencia Bikesantiago ha demostrado que sí lo es”. 

www.revistapedalea.com