Piloto durará 4 meses

Cerca de 4 mil ciclistas y peatones a diario dan vida al corredor urbano más emblemático del Gran Santiago, el mismo que se inició hace seis años como un proyecto académico y que hoy representa un nuevo paradigma de desarrollo de ciudad. 

Por Andrés Santelices

Fotos Víctor Rojas

foto-2-pag-completa_webTras ocho meses desde que la Presidenta Michelle Bachelet comprometiera su apoyo en marco del V Foro Mundial de la Bicicleta realizado en Chile, finalmente el proyecto Mapocho Pedaleable se convirtió en una experiencia que estará disponible todos los días durante cuatro meses (de lunes a viernes de 7 a 20 horas y días sábado, domingo y festivos de 9 a 18 horas), tiempo que fijó el Gobierno Regional Metropolitano en su primera fase.

Para el arquitecto y vocero del colectivo Muévete, Arturo Torres, esta etapa representa unIMPORTANTE avance si se compara con otras medidas de acción ejecutadas con anterioridad, sin embargo, es mesurado y manifiesta que es muy pronto para hablar de una triunfo ciudadano. “Hoy el Mapocho Pedaleable tiene un nivel más institucionalizado, pero todavía no es una victoria porque la meta es que se abra en forma definitiva y que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo se haga cargo del río Mapocho como espacio público y si funciona como parte de la ciudad sólo ahí podríamos hablar de éxito”, sostiene el director general del V Foro Mundial de la Bicicleta.

 

En términos de uso del espacio por parte de ciclistas, este se incrementa de forma paulatina cada día. De acuerdo a los datos entregados por la ONG MAP8, la cual está a cargo de la organización del espacio, los viajes en bicicleta en un día hábil pueden llegar a superar los cuatro mil. “En el primer lunes de la iniciativa las personas que circularon en bicicleta fueron 4.810. De ese total en horas punta de la mañana el 90% se trasladó desde Recoleta hasta Providencia y el mismo porcentaje lo hizo a la inversa en horas de la tarde”, señala Victorino Goldberg, director de ONG MAP8.

victorino-goldberg-director-map8_web

Victorino Golberg, director ONG Map8

Respecto a las actividades Victorino Goldberg señala que hay panoramas pensados para distintos públicos como son clases de zumba, yoga, servicios gratuitos y stand comerciales. Durante los fines de semana se activa la Zona Vuelve a ser Niño, la Feria Friki y la Jornada Cletera.

Cabe señalar que el proyecto ya pasó su primera prueba de fuego, al enfrentar la inesperada lluvia post navidad que cayó el lunes 26 de diciembre, hecho que obligó a la organización a cerrar el tramo durante toda la jornada. Aunque no se registraron accesos inundados, el agua ingresó a la ciclovía, principalmente en el sector de Puente Recoleta. En la oportunidad se retiraron sólo parte de las rampas, a partir del pronóstico de lluvia menor y se movieron las casetas de guardias. El fenómeno climatológico permitió recoger valiosa información, la cual contribuirá a generar un protocolo de seguridad por escrito.

 

 

 

Referente latinoamericano

Si bien en Europa existen experiencias similares, la ciclovía en el río Mapocho posee una mística distinta debido a su génesis. Fue la Corporación Pedaleable la primera en proponer una vía para el desplazamiento para peatones y ciclistas, de ahí en más, la iniciativa logró el apoyo transversal de organizaciones de la sociedad civil para realizar cinco versiones seguidas desde 2011. Fue ese blindaje el que posibilitó consolidar la iniciativa al punto de convertirse en un ejemplo a imitar en Latinoamérica entendiendo que el proceso generó una escuela capaz de lograr incidir en la política pública desde la ciudadanía.

“Es muy importante transferir ese conocimiento, desde las charlas que se han hecho hasta elaborar un manual de cómo ha sido el proceso de este proyecto, específicamente cómo se logró ese traspaso de ideas desde personas naturales a las organizaciones sociales, las actividades implementadas, el presupuesto y cómo finalmente se consolida a partir del anuncio de la Presidenta de la República en una decisión de bien público”, señala Arturo Torres.

foto-1_web

Parque Mapocho Pedaleable

La iniciativa provisoria, financiada con un proyecto aprobado por el Consejo Regional ($ 160 millones) y que cuenta con respaldo ciudadano, pretende levantar datos para una obra definitiva, tarea que deberá asumir el Ministerio de Obras Públicas una vez que concluya la fase piloto. El éxito de la ciclovía de uso permanente en el Mapocho, que hoy cuenta vigilancia de Carabineros, dio la razón a expertos que ven en el sector una oportunidad para construir un gran parque. Para ello se requiere que las obras sean definitivas y no provisorias, lo cual es posible en la medida que se habiliten iluminarias y baños para los guardias, además de mejorar los accesos y la calidad del pavimento para ciclistas y peatones, siendo este último el único reclamo de los usuarios.

“El río Mapocho debe ser sometido a un rediseño, que sea apropiado para el flujo de agua, pero al mismo tiempo que permita ser ocupado como un espacio público nuevo, en el fondo esta iniciativa debe ser entendida no como una ciclovía sino como un parque. Por otro lado, se requiere elaborar protocolos de evacuación bien pensando para asegurar que no existan riesgos para las personas en caso de desastres naturales”, enfatiza Arturo Torres.

www.revistapedalea.com