BICICLETAS ELÉCTRICAS: PONIÉNDOLE CHISPEZA AL PEDALEO

204

En un Santiago cada vez más contaminado, estas dos ruedas amigables con el medioambiente, llegaron para instalarse en su rol para al ciclista capitalino.

Por Michelle Raposo

Así como en el mundo, cada vez la electromovilidad está sonando más en la pauta nacional. Dos buses eléctricos están recorriendo la ciudad como parte del Transantiago; y por primera vez un vehículo eléctrico -el Hyundai Ioniq- fue elegido como Auto del Año por la prensa especializada. El modelo también ganó el premio al Auto Ecológico.

Recursos naturales como el litio también nos pone dentro del panorama mundial de la electromovilidad. Todos quedaron con las antenas paradas con la visita que Elon Musk hizo a Chile en diciembre del año pasado, y el posible interés del empresario, creador de Tesla y SpaceX, por invertir en el suministro del mineral en el país. Meses antes, representantes de Baic Group, grupo chino fabricante de autos a combustión y eléctricos, hizo una visita a Eduardo Bitran, vicepresidente ejecutivo de Corfo, con el mismo propósito.

Y febrero ha sacado chispas. Principalmente por la Fórmula E que se corre en el centro de Santiago y que pone a correr vehículos eléctricos, igual que la Fórmula 1 y sin emitir ningún gas contaminante. Si bien el evento ha causado enojo por los trabajos que se han realizado, la carrera nos pone en el mapa de los eventos verdes.

 

Ponte las pilas

Esta tendencia eléctrica lleva años en el mundo de las bicicletas y con una popularidad que va al alza. Las baterías, en este caso, no vienen a arreglar un problema de emisiones, sino que dar una asistencia al pedaleo diario.

De tienda “La Ciclovía”, que ya lleva cerca de ocho años comercializando distintas soluciones eléctricas para moverse, cuentan que hay un crecimiento bastante notable. “Se ha dado más en el consumo de modelos como medio de transporte, ya que la gente está buscando más que todo, evitar los tacos y minimizar los tiempos de traslado. Por ejemplo, específicamente los ciclistas que trabajan en oficina, y que le gusta andar en la bicicleta; ahora que es verano les complica porque llegan transpirados. En cambio, estas bicicletas los ayudan y los impulsa con el sistema eléctrico”, cuenta William Palacios, jefe del local de Manquehue de la tienda.

En Völkmar, en tanto, cuentan que “en términos de venta, hemos superado con creces la meta que nos pusimos para el semestre. Se podría decir que del orden de 150% mirando el año pasado”, cuenta Juan Pablo Juncal encargado de marketing digital de esta importadora de bicis y vehículos eléctricos de diferentes formatos, y que lleva funcionando más de tres años.

ambientada viña-web

Los modelos más populares varían. “Dentro de los que más se han vendido últimamente está el Andes y el Aconcagua, que son del área mountain bike. Nosotros tenemos tres áreas: plegable, city bikes, con modelos como la Cronos, y hay unas más de nicho que se llaman Fat Bike, que tienen un neumático mucho más grueso para subir el cerro”, comenta Juan Pablo.

Algo similar pasa en la oferta de “La Ciclovía” cuenta William Palacios, pero, además, “desde que la empresa partió, han trabajado en varios proyectos de bicicletas de trabajo, como las del Correo de Chile, y con una sección enfocada para pymes, o empresas que tengan delivery o entregas de paquetería, con bicicletas específicas para eso”.

 

Regulaciones varias

En cuanto al origen de estos vehículos, en general, todos vienen de China. “Los productos que traemos están con todos los requerimientos y certificados, en este caso con la certificación europea de calidad. La bicicleta en sí necesita una certificación, y la batería de la bicicleta, necesita otra aparte”, explica Juan Pablo.

De todas formas, así como pasa en los autos, no hay una entidad que certifique que las bicicletas vienen con un estándar de seguridad, aunque es un tema que está en carpeta. “Hace un par de semanas la marca participó en una charla con los mayores exponentes del mercado de vehículos eléctricos en Chile, justamente para discutir el tema, entre otros, de este como vacío legal que hay al respecto”, cuenta Juan Pablo.

 

apolo_01Si una bicicleta tiene motor ¿Cuándo deja de ser bici y empieza a ser motocicleta? La respuesta es fácil una tiene pedales y la otra no. Fuera de broma, aparte de la estructura básica, “es más que nada un tema de potencia de motor y de autonomía en la parte técnica. Además, es otro paso, porque para manejar las motonetas eléctricas, necesitas licencia clase C y la ropa de protección, entre otros”, comenta Juan Pablo.

En el caso de la nueva Ley de Tránsito, tiene los mismos derechos y deberes de las bicicletas, siempre y cuando sean de potencia asistida (es decir, su motor no continúe funcionando si te detienes en la esquina y no funciona sin pedaleo humano) y su velocidad máxima no sobrepase los 25 Km/h.

Según la nueva legislación, sería un Ciclo, es decir: Vehículo no motorizado de una o más ruedas, propulsado exclusivamente por una o más personas situadas en él, tales como bicicletas y triciclos. También se considerarán ciclos aquellos vehículos de una o más ruedas que cuenten con un motor auxiliar eléctrico, de una potencia nominal continua máxima de 0,25 kilowatts, en los que la alimentación es reducida o interrumpida cuando el vehículo alcanza una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora o antes si el ciclista termina de pedalear o propulsarlo, los que se considerarán para los efectos de esta ley como vehículos no motorizados.

Otro detalle que recalca William es que al andar más rápido en invierno, “el frío te congela las manos, y tienes que usar la ropa adecuada y taparte la cara. Pero la funcionalidad de la bicicleta es exactamente la misma”

 

Autonomía y cuidados

La autonomía, que es la cantidad de kilómetros que se pueden recorrer con una carga, puede ir entre los 25 km a 40 km por carga en promedio, en un camino plano. Este número depende si el camino es en subida, el peso del ciclista, la dimensión del neumático y la presión que tengan, entre otros.

“Eso siempre es un tema porque la gente espera que uno le de una cifra súper específica, y siempre hay que hacer la aclaración que depende de varios factores. Porque no es lo mismo una persona que transita por Providencia, que alguien que lo hace en Valparaíso”, acota Juan Pablo de Völkmar.

Otra aclaración, es que esta cifra máxima de 40 km, son sólo usando el motor eléctrico para desplazarse. Muchos de nuestros productos tienen distintos niveles de asistencia, en que se puede seguir pedaleando o solo con el motor de la bicicleta.

 

Igual que un notebook

Quizás una de las panas de la movilidad eléctrica es ¿cómo cargo un auto? ¿cómo cargo una micro? Y ahora ¿cómo cargo una bicicleta? El mensaje es el mismo para todos los tipos de vehículos. Es igual de simple que cargar un celular.

vrojas_rp_bus electrico-3-web

 

“Cada batería tiene su propio cargador y la carga es muy sencilla. Trae un cargador como un notebook, se conecta a la corriente de la pared y el mismo cargador te avisa cuando ya la bicicleta está cargada a través de una luz LED que se pone verde”, cuenta William.

En el caso de los productos que ofrece Völkmar, “Tenemos de todo. Hay baterías que con el giro de la llave se puede sacar y la puedes llevar a la oficina y la cargas con un puerto USB. Hay otras en que la bicicleta es plegable, entonces, la puedes entrar y dejarla cargando. Hay otros modelos, más deportivos que tienen baterías extraíbles y otras no. Las que no hay que poner la bici cerca del enchufe”, acota Juan Pablo.

En cuanto a los tiempos de carga, en promedio va entre las 3 y 6 horas en promedio una carga completa.

Una recomendación que hace William, es que “aunque sea una vez al mes, hay que hacer una descarga completa de la batería, donde muera completamente y la bici ni siquiera se encienda y volverla a cargar, ya que eso renueva todas las celdas. Pero el resto de las veces, se puede cargar como un teléfono celular, cuando te quede poca batería la enchufas”.

¿Qué pasa si se acaba la batería a mitad de camino? Básicamente nada. “En un terreno plano, la bicicleta rueda igual que una bicicleta tradicional. El peso casi ni se siente, porque no trae ningún tipo de traba, el motor no está enganchado, trabaja como una bicicleta normal. Ahora, si vas cuesta arriba, ahí si vas a sentir el peso adicional que tiene la bicicleta”, explica el hombre de “La Ciclovía”.

Junto a la batería, es importante la potencia del motor, que va en la rueda trasera para dar tracción. “El tema que no todos saben, es que más que andar soplado, lo más importante, en cuanto a la diferencia de la potencia del motor es el arranque. Eso quiere decir que en una pendiente más inclinada, con un motor de 500 watts, el impulso que vas a sentir va a ser mucho más notorio y rápido que una de 250 watts”, explica Juan Pablo.

Lo mismo comenta William de “La Ciclovía”. “Hay muchos tipos de motores, y varían más que todo en la fuerza que le da a la bicicleta, mas no en la velocidad. Obviamente se puede alcanzar una velocidad más elevada con los motores. Tu sientes cuando la bici te impulsa, o cuando usas el acelerador”.

En ese sentido las velocidades pueden llegar a los 30 km/h e incluso 40 km/h en las bicis más grandes. Pero esto no significa que anden más rápido porque también dependen del pedaleo.

La posición de la batería se puede hacer notar en el pedaleo, pero casi nada. “Influye, pero de manera indirecta, porque es cosa de costumbre también. Pero hay bicicletas que tienen la batería en distintos sitios para mejorar la maniobrabilidad y para lo que fue diseñada. Por ejemplo, hay una mountain bike en que la batería va en medio del cuadro y eso la hace más fácil de manejar y el peso está mejor distribuido”, cuenta William.

 

Andes_completaMenos gasto, gran inversión.

En cuanto a precios, las bicicletas eléctricas se podrían ver como caras, pero por un lado, no están más caras que una bici de marca y por otro lado, según sus usuarios vale la pena la inversión.

“En mi experiencia personal, los precios no son tan inaccesibles. Están dentro del mercado, en que hay bicicletas tradicionales que se pueden conseguir a precios muy económicas, pero estamos hablando que un producto de estas te sirve de medio de transporte”, cuenta William.

El ahorro se siente para los que no quieren un auto o una moto, incluso si es eléctrica. “Yo también tengo moto y gasto, por ejemplo, 5 mil pesos semanales de bencina. En cambio, la carga eléctrica de una bicicleta, carga completa, si es que vamos al caso extremo de cargarla todos los días, sería como 100 pesos la carga. Eso quiere decir que, al mes, serían sólo cerca de 3 mil pesos como máximo. Pero en realidad la batería se carga una vez a la semana. En ese aspecto, ya ven la inversión de estos vehículos. Y muchos lo ven accesible”, agrega el jefe de tienda de “La Ciclovía”.

www.revistapedalea.com