El austríaco cumple un sueño largamente acariciado y en Kitzbühel bate un récord único sobre nieve y hielo con una velocidad máxima de más de 103 km/h.
 
Max Stöckl es un hombre que sabe lo que quiere y ha dedicado su vida a buscar récords mundiales de velocidad durante más de 20 años. 
 
A finales de 2016, Markus batió el récord del mundo de velocidad sobre tierra con una bicicleta de montaña alcanzando nada menos que 167.6 km/h en un vertiginoso descenso desde la cima de un volcán en el desierto de Atacama, en Chile. No contento con este logro, el piloto austriaco ha cambiado las áridas pistas de Atacama por las cumbres nevadas de los Alpes, descendiendo sobre una bicicleta de montaña una de las pistas de esquí más difíciles del mundo: la mítica Hahnenkamm de la estación austriaca de Kitzbühel, escenario de la Copa del Mundo de Esquí Alpino.